Universidad: La reforma que nunca funcionó

Arruñada, Benito (1991), “Universidad: La reforma que nunca funcionó”, Expansión, 28 de marzo, 16-17.

En 1776, Adam Smith escribía que, “si la autoridad a la que los profesores están sometidos reside en la corporación, el colegio o la universidad de la que son miembros […], tenderán a hacer causa común, a ser muy indulgentes los unos con los otros, y a consentir que el vecino olvide su deber, siempre que a él mismo se le permita olvidar el suyo propio. Por muchos años, en la Universidad de Oxford, la mayor parte de los profesores ha renunciado por entero, incluso, a pretender enseñar”.

La reforma universitaria de 1983 ha sido eficaz en transportarnos al siglo XVIII.

Los comentarios están cerrados.